miércoles 24 de julio de 2019 - Edición Nº146
Vet Market » Divulgación » 11 jul 2019

RABIA

¿Cuál es la situación actual de la cobertura vacunal antirrábica?

El Dr. Gustavo Martínez, Jefe de Zoonosis Urbanas del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, desarrolla la situación vacunal antirrábica existente, a raíz de la reciente encuesta realizada por el Portal de Noticias de Vet Market.


 

Situación de la cobertura vacunal antirrábica

 

 

La rabia, es una enfermedad infecciosa con una letalidad cercana al 100%, pero con la ventaja de que es inmuno-prevenible.

 

Se sabe desde hace mucho tiempo, que la vacunación periódica de los caninos y felinos, es la manera más eficaz y económica para evitar la aparición de casos en animales domésticos.

 

En la provincia de Buenos Aires, a pesar de que no se detectan focos de rabia de la variante terrestre (v.1) desde la década del 80´, se siguen reportando casos aislados, en estas especies, por transmisión de virus rábico de variantes de murciélagos insectívoros, ya que el ciclo aéreo urbano de esta enfermedad, es endémico en nuestra provincia.

 

Según estadísticas del Departamento de Zoonosis Urbanas del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, en el año 2018 se han detectado y controlado 132 focos de rabia aérea y 71, en el primer semestre del 2019, manteniendo un patrón geográfico de similares características (Gráfico 1).

 

 


Gráfico 1. Focos de rabia en murciélagos detectados en la provincia de Buenos Aires,
entre el año 2018 y primer semestre del 2019.

 

 

Pero las tareas de vigilancia epidemiológica, mediante el envío de muestras de animales sospechosas al laboratorio de referencia, y las vacunaciones antirrábicas en anillo ante la aparición de casos, no son suficientes para controlar la enfermedad, por lo que es de vital importancia tener una buena cobertura vacunal vigente, en caninos y felinos. Esta última, por su capacidad física y hábitos predatorios, es la principal especie susceptible al contagio, especialmente en las zonas de mayor riesgo de transmisión. Este pasaje viral de un reservorio natural, como los quirópteros, a otra especie, se denomina fenómeno de “spillover” y los últimos detectados fueron: 1 felino en Chascomús (2002), 1 felino en Lomas de Zamora (2008), 1 felino en Punta Indio (2009), 1 canino en Villarino (2012), 1 felino en La Matanza (2014) y 1 felino en Valeria del Mar (2017).  

 

Para analizar cuán protegidas se encuentran las poblaciones de estas especies en los diferentes territorios de la provincia, debemos incorporar el término de “efecto de manada o rebaño” (Jacob & Reuben, 2000). Esta definición disocia el concepto de inmunidad: Una de ellas es la inmunidad directa, que es la producida por la vacunación sobre el rebaño o población específica, la otra es la protección indirecta observada en el segmento no inmunizado del mismo rebaño, ya que de esta forma al aumentar la vacunación a gran escala, disminuye notablemente la probabilidad de infección o enfermedad en el resto de los no inmunizados, evitando así que se produzcan situaciones epidemiológicas, quedando limitada la aparición, a casos aislados fácilmente controlables. En esta enfermedad, la inmunización directa, no debería ser menor del 80% de la población total. Pero para que esto ocurra, no solo se depende de las campañas de vacunación antirrábica planificadas por los Centros de Zoonosis de cada municipio, sino también de la decisión de los responsables, en el ámbito privado, para realizar las vacunaciones.

 

Al no haber censos periódicos, de cánidos, en los diferentes distritos, se desconoce la cantidad real de perros que hay en la provincia. Con este panorama, sólo podemos aproximarnos, estimándolos mediante una relación global, posiblemente no actualizada, de 4:1 con respecto a la población humana, que según el último censo, fue de 15.625.084 habitantes para la provincia de Buenos Aires (INDEC, 2010), por lo que indicaría que la cantidad de perros existentes, podrían superar los 4.000.000. Cabe aclarar que esta relación puede estar modificada según las características socio-demográficas y culturales de cada municipio. Por lo tanto, usando estos datos y calculamos la cobertura vacunal antirrábica alcanzada, con recursos públicos y a nivel provincial, en el año 2018 fue del 15,5%.

 

Tampoco es sencillo estimar la proporción de vacunas antirrábicas que se aplican a nivel privado cada año, ya que no se cuentan con datos de la cantidad de vacunas distribuidas desde los laboratorios o distribuidoras hacia las veterinarias, ni de la cantidad de vacunas aplicadas por las mismas; pero existen trabajos que nos pueden ayudar a analizar la situación global de la inmunidad de rebaño. Uno de ellos es el trabajo realizado por el Centro de Zoonosis de la Municipalidad de Morón, en el que se detectó una seroprotección del 24,9% del total de la población muestreada (n: 133), con el agravante que sólo un 17,5% de títulos de anticuerpos antirrábicos protectores fue en caninos menores a un año, siendo este último, el rango etario más susceptible de contraer la enfermedad (Cantore y col. 2016). Otros estudios, basados en encuestas realizadas el Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires sobre pacientes que asistieron para consultas clínicas, arrojaron sobre un total de 17.628 caninos, que un 27% se había vacunado contra la rabia, y sobre un total de 6.388 felinos, sólo un 16% (datos no publicados, 2018). También según datos aportados por una encuesta on line en el Portal de Noticias de Vet Market, sobre un total de 7.200 visitas, se obtuvo que sólo el 53% de los propietarios encuestados, llevan a sus perros todos los años a la veterinaria a vacunar contra la rabia (Vet Market, 2019).

 

Se bien esta información puede tener cierto sesgo, ya que hay parte de la población que no accede a los servicios veterinarios, nos demuestra la baja cobertura vacunal existente. También se viene observando con el correr del tiempo, que a partir del control de la epidemia de la rabia de los años 70´ y 80´, hubo una disminución en la intensidad y frecuencia de las campañas de vacunación antirrábica, debido a múltiples factores, que llevó a que se instale, en la comunidad veterinaria y población en general, una falsa idea de erradicación de esta enfermedad, produciendo un deterioro en la cultura de esta inmunización en el ámbito privado, especialmente en los cachorros a partir de los 3 meses de vida, y de sus refuerzos anuales.

 

Por lo tanto, creo que es el momento de reflexionar. Y tener bien en claro, que los servicios veterinarios tanto del ámbito privado como estatal, tenemos un rol central como integrantes de los equipos de salud, y que nuestra profesión, no solo impacta sobre la protección de la salud de los animales, sino también sobre la del ser humano, por lo que convoco a que trabajemos seriamente en prevención; indicando, estimulando y predicando cumplir con la obligatoriedad de la vacunación antirrábica (Ley 8.056/73).

 


Mg. Vet. Gustavo H. Martínez
 

Fuentes:

  1. Cantore C, Di Caprio ML, Risiglione JP, Gury Dhormen F, Jardi M, Clot EL, Torres R, Fernández F. (2016). Evaluación de anticuerpos antirrábicos en caninos que concurrieron al servicio de castraciones. Departamento Control de Zoonosis del Municipio de Morón, resultados preliminares

  2. Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina INDEC, https://www.indec.gob.ar

  3. Jacob J, Reuben S. (2000). Herd immunity and herd effect: new insights and definitions. European Journal of Epidemiology 16: 601-606.

  4. Ley 8.056, Decreto reglamentario 669/73 de Profilaxis Contra la Rabia. Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires. 

  5. Portal de Noticias Vet Market, https://vetmarketportal.com.ar

  6. Programa Provincial de Control de la Rabia (PPCR), Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS