DIVULGACIÓN VETERINARIA DESDE 1996
sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1871
Vet Market » Profesión » 28 feb 2024

Salud Mental

Analizan la correlación entre la práctica de la eutanasia y los pensamientos suicidas

Un nuevo estudio sugiere que los profesionales veterinarios que trabajaban con animales de compañía y que habitualmente deben recurrir a la eutanasia de sus pacientes, tienen pensamientos a favor de la eutanasia humana.


La eutanasia es un acto clínico complejo que para muchos profesionales veterinarios se presenta como una paradoja, al tener que intervenir para acabar con la vida de su paciente en aras del bienestar animal.

Acerca de este tema y de su impacto en la salud mental de los veterinarios, investigadores de la Universidad de Oslo (Noruega) analizaron la posible correlación entre la eutanasia y los pensamientos suicidas en el ámbito profesional. El título del estudio que se realizó entre profesionales noruegos es “Eutanasia de animales: asociación con pensamientos suicidas de los veterinarios hacia la muerte asistida en humanos. Una encuesta transversal a nivel nacional (el estudio NORVET)”.

Para llevar a cabo el estudio, los autores invitaron a todos los veterinarios de Noruega a responder un extenso cuestionario y recibieron unas 2.600 respuestas (el 75 % de todos los contactados), lo que supone una alta tasa de respuesta.

Los resultados que fueron publicados en la revista BMC Psychiatry, sugieren que los veterinarios, que con mayor frecuencia deben sacrificar animales, tienen más probabilidades de tener pensamientos suicidas graves, en comparación con sus colegas que rara vez lo hacen.

Estudios anteriores realizados en otros países han demostrado que los veterinarios consideran que sacrificar a los animales es angustioso y genera tensión moral y estrés laboral.

Para los autores, las actitudes con respecto a la eutanasia en los seres humanos quizás puedan decir algo sobre las actitudes de las personas ante la muerte. Y es que la eutanasia o muerte asistida en humanos significa que se pone fin a la vida de una persona a petición suya, o que se ayuda a una persona a quitarse la vida. Esto es ilegal en Noruega, pero es un tema de discusión constante.

En general, según el estudio, casi el 30% de los veterinarios en Noruega han sentido que no valía la pena vivir la vida durante el último año, el 5% ha tenido pensamientos suicidas graves y 1 de cada 500 ha intentado quitarse la vida.

La salud mental en veterinaria se ha convertido en uno de los problemas más acuciantes en el sector, con estudios que apuntan que el suicidio en la profesión es el doble que en la población general. Es que, aunque la práctica de la eutanasia puede ser necesaria desde el punto de vista médico, no se puede ignorar el impacto emocional que puede tener en la salud mental de los veterinarios.

En relación a la salud mental de los veterinarios, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) ha publicado recientemente sus pautas globales sobre bienestar profesional.

“La victoria no es vencer a la muerte, ni siquiera retrasarla al máximo, al precio de un encarnizamiento terapéutico que nadie desea; la victoria consiste en vivir bien hasta el final, viviendo bien, sin sufrimiento ni dolor, el final”, destaca la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) en su trabajo "Veterinarios y el final de la vida Eutanasia: Un acto clínico complejo".

 


TEMAS RELACIONADOS

- ¿A qué se debe el elevado riesgo de suicidio en la profesión veterinaria?

- Los veterinarios tienen tasas de agotamiento más altas que los médicos

- El estrés, la ansiedad y la depresión en la profesión veterinaria

 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS