domingo 05 de diciembre de 2021 - Edición Nº1011
Vet Market » Divulgación » 24 nov 2021

Comunicado de la OIE

Piden a los países mayor vigilancia y notificación ante casos de influenza aviar

La Organización Mundial de Sanidad Animal emitió un comunicado en el que hace un llamamiento para que los países intensifiquen la vigilancia, las medidas de bioseguridad y garanticen la notificación, ante el aumento en el mundo de brotes en aves de corral y silvestres. Lo compartimos.


En los últimos seis meses, se notificaron varios subtipos de influenza aviar de alta patogenicidad en más de 40 países.

Durante el periodo de alto riesgo de esta enfermedad, es decir entre los meses de octubre y abril, los países deben intensificar sus esfuerzos en materia de vigilancia, implementar las más estrictas medidas de bioseguridad y garantizar una notificación oportuna de los brotes con vistas a frenar su propagación.

Desde el 1 de mayo de 2021, se confirmaron brotes de influenza aviar de alta patogenicidad (IAAP) en aves de corral y silvestres, en 41 países de diferentes regiones.

Presente en la actualidad en África, Asia y Europa, la enfermedad representa una amenaza para la estabilidad económica, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia.

Conocida comúnmente como “gripe aviar”, la influenza aviar es una enfermedad muy contagiosa que afecta a numerosas especies de aves de corral, así como a aves de compañía y silvestres; también puede afectar a los seres humanos de forma ocasional.

Se trata de una compleja enfermedad causada por virus divididos en múltiples subtipos, cuyas características genéticas evolucionan con gran rapidez.

En los últimos años, numerosos subtipos de los virus de la IAAP circularon en diversas poblaciones de aves en una amplia escala geográfica.

En 2021, la notificación de una variabilidad genética sin precedentes de los subtipos generó un panorama complejo desde el punto de vista epidemiológico.

Los subtipos H5N1, H5N3, H5N4, H5N5, H5N6 o H5N8 circulan actualmente en las poblaciones de aves de corral y silvestres de todo el mundo.

El modelo estacional de la influenza aviar se ha estudiado y demostrado a lo largo de la última década, con la mayoría de los brotes registrados durante el invierno del hemisferio norte.

Gracias a los datos comunicados por los países al Sistema Mundial de Información Zoosanitaria (OIE-WAHIS), es posible realizar una mejor previsión de la dinámica estacional: los brotes comienzan a aumentar progresivamente en octubre, alcanzan su punto máximo en febrero y continúan hasta el mes de abril.

Durante el pasado mes de octubre, se notificaron alrededor de 16 000 casos de IAAP en aves domésticas y silvestres, lo que indica un aumento del riesgo de circulación del virus.

En pocos casos, la enfermedad también representa un riesgo para la salud humana y, hasta el momento, se han asociado algunos casos humanos recientes al subtipo H5N6, actualmente en circulación. Por lo tanto, la influenza aviar constituye una de las prioridades de la Alianza Tripartita (FAO, OIE y OMS) y debe tratarse en base al enfoque Una sola salud.

Es fundamental que los países efectúen una notificación oportuna de los brotes a la OIE, con el fin de seguir con precisión la evolución y la propagación de esta enfermedad transfronteriza.

Están sujetos a notificación todos los casos de IAAP identificados en aves de corral y en especies no avícolas, incluida la fauna silvestre.

La obligación actualizada de notificación entrará en vigencia el 1 de enero de 2022. Además, se solicitará a los países que notifiquen las infecciones por el virus de la influenza aviar de baja patogenicidad identificado en aves domésticas y silvestres cautivas, que hayan demostrado una transmisión natural a los seres humanos asociada a repercusiones sanitarias de gravedad.

Los laboratorios de referencia de la OIE especializados en la influenza aviar están capacitados para brindar asistencia a los laboratorios nacionales para la realización del diagnóstico de sus muestras, en función de las necesidades de los países.

Dadas las repercusiones de la enfermedad sobre los ingresos de los avicultores y sobre el comercio internacional, el sector de la sanidad animal debe implementar estrictas medidas de bioseguridad en las granjas, el comercio y los mercados de aves vivas para evitar así su propagación. Por ejemplo, se recomienda encarecidamente aislar las aves infectadas de las sanas y limpiar y desinfectar las instalaciones avícolas. Además, para mitigar los brotes en las aves de corral domésticas y prevenir la introducción del virus en las parvadas, es fundamental una planificación adecuada y la implementación de programas de vigilancia de las aves silvestres, así como la aplicación de medidas destinadas a evitar el contacto directo o indirecto entre las aves domésticas y las silvestres. Por lo tanto, la OIE insta a los países a mantener sus esfuerzos de vigilancia y a seguir notificando oportunamente los brotes de influenza aviar tanto en las aves de corral como en las especies no avícolas, incluidas las aves silvestres.

 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS