sábado 07 de diciembre de 2019 - Edición Nº282
Vet Market » Profesión » 2 dic 2019

Síndrome de Burnout

Cómo llegar a fin de año sin morir en el intento

Muchas personas suelen experimentar decaimiento físico y una sensación generalizada de ansiedad y angustia que se acentúa con la llegada de fin de año. Estos síntomas, característicos del Síndrome de Burnout, pueden afectar el trabajo de los Veterinarios, su vida personal y su relación con los clientes y pacientes.


La fecha del año y la realidad de un país que siempre presenta desafíos acentúan los síntomas del "Síndrome de Burnoutʺ, conocido también como "síndrome de desgaste profesional".  

Los trabajadores del sector servicios como los profesionales sanitarios y docentes son los que presentan mayores prevalencias al Síndrome de Burnout.

Los Médicos Veterinarios son parte de este grupo de riesgo y por ende deben estar atentos a sus síntomas, a las consecuencias y por sobre todas las cosas a las recomendaciones que los especialistas dan al respecto para evitar que les afecte en su vida personal y en su relación con los clientes y pacientes.

El Licenciado en psicología Alvaro López señala ‟El Síndrome de Burnout es un término bastante estudiado que generalmente se presenta como un cansancio generalizado, apatía y desgano y en los casos más extremos como depresión donde persiste un malestar angustioso que va erosionado el día a día.

Hay varios aspectos que podemos remarcar: las condiciones del vivir moderno, las altas expectativas de la vida cultural y social en las que vivimos, los factores económicos, las condiciones sociales y laborales en que se desenvuelven nuestras vidas, las dificultades para pensar en las mismas y fundamentalmente la incapacidad para encontrar soluciones creativas a los desafíos que se nos presentan.

En nuestras vidas podríamos decir que hay un balance entre las expectativas de la vida y la realización de las mismas. En el caso del Burnout el balance está quebrado. Nos quedamos del lado de las expectativas que son vividas como exigencia y la creatividad para resolver los problemas que se nos presentan no encuentra soluciones.

La vida misma nos pide una cuota de esfuerzo para lograr nuestros objetivos y necesariamente necesitamos una cuota también de satisfacción. Este ciclo entre expectativas y satisfacción se quiebra. La expectativa se vuelve exigencia y la persona queda atrapada en una rutina que paraliza.

Hastío, cansancio, desanimo, son la cara visible y no son solo síntomas emocionales sino que a veces el cuerpo mismo se vuelve sede del conflicto. El cuerpo se siente comprometido y suele ser el lugar que expresa el malestar, presentando alguna dolencia localizada o desarrollando alguna afección.

Una consideración útil para pensar este Síndrome es pensar la diferencia entre cansancio y fatigaʺ.

Acerca del cansancio el Lic. Alvaro López señala ‟La primera parte del ciclo vital ocurre en el desarrollo de cualquier actividad, motivado por alguna ilusión o deseo que nos motoriza. Se equilibra luego al alcanzar alguna satisfacción y con un poco de reposo se diluye. Así, el organismo vuelve al punto de inicio y esta listo para emprender nuevamente el circuito.

Además de la satisfacción, en general, nos queda un aprendizaje al que podemos recurrir en caso que el circuito se vuelva a montarʺ.

Acerca de la fatiga López señala ‟En el caso de la fatiga, el organismo queda sobrepasado y arrasado por el acontecimiento, por lo cual no es tan sencillo reponerse del mismo.

En el estudio de los materiales la fatiga se refiere a materiales que expuestos a un trabajo excesivo pierden su condición de elasticidad o resistencia o disipación.

El organismo expuesto a una exigencia excesiva, pierde su condición de elasticidad, estabilidad y creatividadʺ.

Por último López señala ‟Volviendo al inicio, unas sanas expectativas o ambiciones, que no encuentran satisfacción, comienzan a volverse exigencia, provocando una situación sin salida. Un círculo sin salida, que agota a la persona, debilitando entonces la capacidad creativa y búsqueda de soluciones posibles. Como toda dolencia este síndrome necesita ser tratado.

Además de un descanso aconsejable, recurrir a un profesional para evaluar la situación y tomar la medida necesaria para poder revertir esta situaciónʺ.

 

¿Cómo cumplir con los objetivos previstos antes que finalice el año?

El sentido común indica que cuando en el tanque de naftaʺ queda poco combustible, es fundamental saber administrarlo. Llevado esto a la práctica, el Médico Veterinario deberá ordenar los objetivos en prioridades y si no es posible cumplir con todos, los menos relevantes quedarán para otro momento.

El fin de año puede ser un buen momento para reflexionar acerca de las prácticas realizadas, la celebración de logros y esfuerzos, revisar objetivos, validar o rectificar estrategias, anticipar obstáculos, renovar compromisos individuales y colectivos, identificar el estado emocional actual y determinar cómo quiere uno verse en un futuro próximo.

Reflexionar sobre la dirección en la que se dirigen los pensamientos es un consejo que los especialistas destacan para los períodos de alta exigencia. También, tomarse pequeñas pausas durante el día, de uno o tres minutos para, simplemente, respirar con atención plena y conectarse con su yo interior. Esta pequeña práctica da el espacio mental y físico para salir del piloto automático y elegir cómo continuar el día respondiendo a las necesidades internas en lugar de reaccionar.

 

El simple hecho de respirar de manera atenta y con intención genera efectos psicofisiológicos de autoregulación del sistema nervioso y permite salir del estado de alerta, propio del estrés.

 

Si estas recomendaciones se cumplen el estado de crisis se transformará en oportunidad y el fin de año será un buen momento para el análisis y la valoración que permitirá comenzar un nuevo año con renovadas energías y proyectos.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS