miércoles 20 de noviembre de 2019 - Edición Nº265
Vet Market » Divulgación » 22 oct 2019

Investigación

La convivencia con perros está asociado a la prevención de enfermedades cardíacas y cerebrovasculares

Según un estudio reciente tener un perro como mascota está asociado con la reducción de los factores que contribuyen al riesgo cardíaco y a los eventos cardiovasculares.


Un estudio difundido por la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) señala que la posesión de perros está asociado con un riesgo 33% menor de muerte prematura para los sobrevivientes de ataques cardíacos que viven solos y un riesgo 27% menor de muerte temprana para los sobrevivientes de derrame cerebral que viven solos, en comparación con las personas que no tenían un perro. 

Los hallazgos se basan en estudios previos y las conclusiones de la Declaración Científica de la AHA 2013 'Propiedad de mascotas y riesgo cardiovascular'.

Se sabe que el aislamiento social y la falta de actividad física pueden afectar negativamente a los pacientes. Para complementar otros factores, los investigadores buscaron determinar cómo la propiedad del perro afecta los resultados de salud. 

Estudios anteriores han demostrado que la propiedad del perro alivia el aislamiento social, mejora la actividad física e incluso disminuye la presión arterial, lo que lleva a los investigadores a creer que los dueños de perros podrían tener mejores resultados cardiovasculares en comparación con los no dueños.

 

 

Los investigadores en este estudio compararon los resultados de salud de los dueños y no dueños de perros después de un ataque cardíaco o un derrame cerebral utilizando datos de salud proporcionados por el Registro Nacional de Pacientes de Suecia. Los pacientes estudiados eran residentes suecos de entre 40 y 85 años que sufrieron un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular isquémico entre 2001 y 2012.

En comparación con las personas que no tenían un perro, los investigadores encontraron que para los dueños de perros:

  • El riesgo de muerte para los pacientes con ataque cardíaco que viven solos después de la hospitalización fue un 33% más bajo y un 15% más bajo para aquellos que viven con una pareja o un niño.
  • El riesgo de muerte para los pacientes con accidente cerebrovascular que viven solos después de la hospitalización fue un 27% menor y un 12% menor para los que viven con una pareja o un niño.

En el estudio, se registró que casi 182.000 personas sufrieron un ataque cardíaco, con casi el 6% siendo dueños de perros, y cerca de 155,000 personas sufrieron un accidente cerebrovascular isquémico, y casi el 5% eran dueños de perros. La propiedad del perro fue confirmada por datos de la Junta de Agricultura de Suecia (el registro de la propiedad del perro ha sido obligatorio desde 2001) y el Swedish Kennel Club (todos los perros de pedigrí se han registrado desde 1889).

El menor riesgo de muerte asociado con la propiedad del perro podría explicarse por un aumento en la actividad física y la disminución de la depresión y la soledad, los cuales se han relacionado con la propiedad del perro en estudios anteriores.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS