jueves 23 de mayo de 2019 - Edición Nº84
Vet Market » Divulgación » 12 may 2019

Relación humano-animal

¿Los animales de compañía se han convertido en hijos?

Existe una tendencia creciente ente las nuevas generaciones de preferir tener mascotas en lugar de hijos y a considerarlos como tales.


Es una realidad que la tasa de natalidad de las personas desciende en nuestro país y en muchos países del mundo.

Desde hace unos 40 años en Argentina la tasa de natalidad viene decreciendo. Fue en 1977, cuando ascendió a 25 nacidos por cada mil personas. A partir de ese momento comenzó a disminuir. 

Las cifras oficiales -emitidas por la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación- confirman esta afirmación. El 2016 es el último año para el cual esta institución tiene estadísticas disponibles. La tasa de natalidad de ese período no alcanzó los 17 niños nacidos por cada mil personas (16,7 es el número exacto). De este modo se puede ver que la tasa de natalidad argentina va en descenso año tras año.

En consonancia con esta cifra, la tasa de mortalidad ha tenido una evolución similar. Esto significa que también ha disminuido la tasa de mortalidad en el país.

Esta realidad se enfrenta con otra realidad que es el fenómeno de la humanización de las mascotas. Es decir, considerar a los animales de compañía como si fueran seres humanos.

Ambos fenómenos se complementan con el hecho de que cada vez hay más hogares unipersonales, ya sea porque la gente joven se va a vivir sola o porque la gente mayor se queda sola, en ambos casos la compañía suele ser la de una mascota.

En las dos situaciones la falta de niños es suplantada por mascotas, que son un gran apoyo para hacer frente a la soledad, aportando beneficios psicológicos y fisiológicos.

En esa convivencia tan consustanciada hace que las mascotas para esos grupos de personas son consideradas como hijos.

 

 

La veterinaria Myriam Acero, autora del estudio ‟La relación humano-animal de compañía como un fenómeno socioculturalˮ, considera que la relación humano–animal se ha vuelto tan cercana y estrecha en parte por la carencia afectiva (substitución humana) pero también por moda. En esto la Dra. Acero sostiene que tiene que ver con el impulso que le da la industria de las mascotas que invita a tratar a los animales como miembros de la familia para comercializar más productos.

También está la hipótesis de la biofilia, es decir la afinidad que tenemos con lo vivo, pero no hay que olvidar que ante todo se trata de una relación bastante genuina, singular y llena de afecto y por todo lo anterior muy compleja.

Un estudio realizado por la World Animal Protection con más de 10 mil dueños de perros en Latinoamérica confirmó la tendencia de que los dueños de perros consideran a sus mascotas como hijos o al menos parte de la familia.

Es evidente que los perros tienen un rol muy importante en la vida de las personas, y que son mucho más que ‟el mejor amigo del hombre”.

No obstante esta realidad, hay otra que demuestra que muchos animales llegan a hogares de forma impulsiva o poco planeada, y que como consecuencia de ello suelen ser maltratados y/o abandonados.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS