DIVULGACIÓN VETERINARIA DESDE 1996
miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº1826
Vet Market » Profesión » 31 ene 2024

Bienestar Animal

Recomendaciones para reducir el impacto del calor en bovinos de producción de carne

Las elevadas temperaturas pueden afectar al ganado bovino, en especial a los de razas europeas, que son más susceptibles al calor que las índicas. Aquellos de mayor peso y grado de gordura, también son más vulnerables. Asimismo, en engorde a corral, el estrés suele ser mayor que en pastoreo. Las recomendaciones de los especialistas del INTA.


Las altas temperaturas como las que actualmente afectan a grandes regiones de la Argentina, representan un desafío para las diversas actividades, entre ellas, la productiva. De allí, la importancia de contar con pautas de manejo específicas.

Según el equipo de investigadores de Producción Animal del INTA General Villegas, Buenos Aires, “el estrés por calor ocurre cuando la suma del calor interno producido por el metabolismo más el calor que el animal recibe del ambiente supera su capacidad para disiparlo y mantener su temperatura corporal normal. En consecuencia, crece la tasa respiratoria, el consumo de agua y se reduce el consumo de alimento y el tiempo dedicado a rumia y descanso”.

Para evitar esto, es importante considerar el suministro de sombra para atenuar la radiación solar, que permita una remoción rápida y permanente del aire y brinde suficiente sombra en las horas críticas. Además, es clave evitar las cortinas de viento cercanas al feedlot o a las parcelas de pastoreo, tales como sectores con enmalezamiento que reduzcan la circulación de aire.

Otro aspecto destacado a tener en cuenta es el acceso permanente a agua limpia y fresca. Reducir la distancia entre los animales y los bebederos ayuda a disminuir los movimientos y las concentraciones de animales. “Se estima un consumo de agua en pico de calor de 8 litros por kilo de materia seca consumida”, especifican los técnicos del INTA.

Durante todo el año, pero especialmente en verano, es muy importante conocer la calidad fisicoquímica del agua disponible. Es que, según detallan, la calidad suele empeorar debido a la concentración de solutos, por aumentos en los volúmenes de extracción y por la mayor evaporación en el tanque.

“Todos los movimientos y trabajo con animales se deben hacer antes de las 10 de la mañana y los tiempos de espera en los corrales no deben superar los 30 minutos”, señalan los especialistas del INTA.

En cuanto a la alimentación de los animales a corral, recomiendan entregar la totalidad o al menos el 65-70 % de la ración al atardecer; así, el calor de digestión se producirá durante las horas frescas de la noche. Y, para evitar acumulación y deterioro de alimento en los comederos, los especialistas sugieren realizar un manejo conservador de la oferta de alimento, reduciendo la frecuencia de los incrementos de oferta o manteniendo la frecuencia, pero reduciendo la magnitud del incremento.

 

Qué hacer en días de calor extremo

El equipo de especialistas del INTA recomienda “hacer más recorridas que las habituales, sobre todo en horas de extremo calor, para controlar la presencia de animales con síntomas de estrés, dificultades para acceder a la bebida o problemas en el suministro de agua”.

Estar muy atentos al jadeo con boca abierta y babeo, lo que indica que se están superando las 120 respiraciones por minuto y se está en zona de peligro de vida. Los animales en ese estado deben ser provistos de sombra y mojados con agua fría.

No permitir el acceso libre al agua de animales extremadamente sedientos o estresados por calor. Puede ocurrir intoxicación por agua con desenlaces fatales. Una vez normalizada su temperatura corporal y tasa respiratoria, se les puede dar acceso a agua de bebida.

 

(Con información del INTA)

 


 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS