jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1372
Vet Market » Protagonistas » 3 sep 2022

Cámara Empresaria

CADISVET avanza con propuestas destinadas a las empresas distribuidoras de productos veterinarios

Las propuestas de la Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios, tienen que ver con los derechos y las obligaciones que las empresas del sector, a las que representan, deberían reunir para ejercer la actividad.


La Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios (CADISVET), dio a conocer su posición sobre los derechos y las obligaciones que las empresas del sector al que representa deberían reunir para ejercer la actividad.

"Al momento, no existe ninguna determinación legal que regule qué requisitos debe cumplir una empresa para distribuir productos veterinarios", señala CADISVET.

En base a la experiencia de sus miembros, la Cámara propone que cualquier empresa que quiera ser distribuidora de productos veterinarios y afines debiera cumplir con derechos y obligaciones.

 

Las obligaciones propuestas por CADISVET

- Tener vigente la documentación y las habilitaciones que exigen las autoridades pertinentes de fiscalización y contralor, como por ejemplo: habilitación municipal, del Ministerio de Asuntos Agrarios y del Senasa, si correspondiera.

- Contar con un Director Técnico Veterinario con matrícula vigente en un Colegio o Consejo Veterinario.

- Documentar por medio de una carpeta de clientes que solamente vende productos a veterinarios o establecimientos que cuentan con un Director Técnico Veterinario.

- Comprar mercadería únicamente a laboratorios habilitados para tal fin.

- Tener 10 contratos de distribución de laboratorios que estén dentro de las normas legales vigentes.

- Contar con por lo menos tres vendedores, representantes zonales o ejecutivos de cuentas.

- Cumplir con la normativa (en desarrollo) en concepto de depósitos, abastecimiento, infraestructura y logística necesarias que demanda la actividad y los productos que distribuye cada empresa.

- Disponer de vehículos acordes a la demanda de manejo de productos.

- Tener la aprobación de CADISVET.

 

Los derechos propuestos por CADISVET

- Recibir descuentos diferenciales al que pudiera tener un mayorista o un minorista.

- Conocer las promociones de venta de los laboratorios con anterioridad a que salgan al mercado, tanto mayorista como minorista.

- Tener la potestad de vender a todo aquel establecimiento que cuente con un veterinario ya sea titular o contratado.

- Participar de la toma de decisiones sobre las normativas que regulen el mercado a través de la Cámara.

- Realizar contratos con cualquier eslabón de la cadena del mercado siempre y cuando no dañe los principios y ética del mismo.

 

"El trabajo de regular la comercialización de productos veterinarios es una tarea de todos los actores del sector y CADISVET asume su compromiso"

 

La fundamentación de CADISVET

A modo de antecedente, en el proceso de definición del perfil del distribuidor, CADISVET tomó como referencia el libro publicado en 1992 por Osvaldo Marzorati, “Sistemas de Distribución Comercial”, donde el autor da cuenta de los diversos contratos existentes, entre ellos el "Contrato de Distribución". Allí, se propone la siguiente definición de la actividad:

“El contrato de distribución ha sido definido en la doctrina argentina como aquel por el cual el productor o fabricante conviene el suministro de un bien final –producto determinado– al distribuidor, quien adquiere el producto para proceder a su colocación masiva por medio de su propia organización en una zona determinada. A cambio ello, el distribuidor recibe del productor un porcentaje –que puede ser un descuento– sobre el precio de venta del producto, sin perjuicio de las condiciones relativas a pedidos previos y formas de pago.”

La figura del distribuidor surgió como consecuencia de la expansión de la actividad mercantil que generó la necesidad para el productor de desvincularse de los consumidores y propiciar la introducción de sus productos en el mercado a través de un intermediario que se ocupara de la comercialización.

A partir de esta relación, el proveedor o fabricante obtiene beneficios al minimizar los riesgos ya que, por un lado, no necesita invertir capital en la distribución, y por otro, al vender sus productos a los distribuidores, traslada el riesgo de venta minorista.

Por su parte, el distribuidor es un empresario independiente que pone su capital al servicio del fabricante, se hace cargo del riesgo mencionado y también de la organización de la prestación y su funcionamiento.

 

 


 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS