jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1372
Vet Market » Vet Novedades » 2 may 2022

Chemovet

Diagnóstico y manejo de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros y gatos

Debido a que una biopsia gastrointestinal no siempre es factible, obtener un diagnóstico presuntivo después de descartar todas las demás posibilidades guiará sus recomendaciones de tratamiento.


Por:
Chemovet

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) abarca un espectro de enfermedades que resultan en inflamación gastrointestinal (IG). Aunque la causa subyacente no se comprende por completo, la investigación actual se centra en el papel del microbioma gastrointestinal en la regulación inmunitaria local.

 

Deben descartarse otras enfermedades que dan lugar a la infiltración celular del tubo digestivo, como la infección por Helicobacter pylori, la histoplasmosis, la infección por Pythium spp, la heterobilharzia (shistosomas), la toxoplasmosis, la peritonitis infecciosa felina (FIP) y diversas neoplasias.

 

 

Llegar al diagnóstico presuntivo

 

Por lo general, las enfermedades crónicas del tracto gastrointestinal son lentas e insidiosamente progresivas, lo que da tiempo para realizar diagnósticos y evaluar las respuestas al tratamiento. Cuando no es posible un diagnóstico definitivo, el objetivo debe ser obtener un diagnóstico presuntivo después de descartar razonablemente todas las demás posibilidades. Cuando se diagnostica de esta manera, la EII siempre debe denominarse EII presunta, EII sospechada o EII confirmada sin biopsia.

Trabajo

 

Se debe combinar una evaluación individualizada, el historial y los signos clínicos de la mascota con los resultados de una base de datos mínima de rutina. Las pruebas de parásitos y huevos fecales son razonables; sin embargo, dada la posibilidad de resultados falsos negativos debido a la eliminación intermitente huevos y/o oosquistes por la materia fecal se recomiendo la desparasitación empírica de amplio espectro en todos los casos (gatos y perros).Una vez que se ha establecido la información de referencia y se ha desparasitado a la mascota, se ofrece una dieta de prueba con proteínas hidrolizadas. A continuación, también se pueden considerar ensayos terapéuticos con probióticos (CHEMO FLORA). Si los signos clínicos son progresivos o no responden, se debe realizar un panel GI completo (más estudio de cortisol en reposo en perros).

 

La ecografía abdominal se puede realizar casi en cualquier momento durante el estudio. Como mínimo, la ecografía debe completarse antes de la terapia inmunosupresora empírica. Se pueden recomendar pruebas adicionales basadas en ultrasonido y antes de la terapia inmunosupresora.

 

 

Base de datos mínima

 

El trabajo de laboratorio de rutina informa al médico veterinario acerca de la salud del tracto gastrointestinal. Sin embargo, se sugiere un conteo completo de células sanguíneas, una química sérica completa con electrolitos y un análisis de orina en el estudio para evaluar las comorbilidades importantes y evaluar la salud general.

 

El hallazgo de disminución de albúmina, colesterol y globulinas es compatible con enteropatía con pérdida de proteínas (EPP). El colesterol es un diferenciador principal entre la EPP y la nefropatía con pérdida de proteínas; y a menudo, este importante estudio de laboratorio se deja fuera de las químicas parciales. Esto destaca la importancia de realizar diagnósticos completos con químicas séricas completas en cualquier mascota enferma.

 

La EPP es un síndrome, no un diagnóstico, y puede ser causado por cualquier tipo de EII o sus diferenciales. La evidencia de EPP en la química sanguínea indica cronicidad de la enfermedad del tracto GI. El estudio diagnóstico es el mismo que el de la EII sin pérdida de proteínas, aunque el pronóstico es más variable e históricamente se ha considerado reservado a desfavorable.

 

 

Panel GI

 

El estudio de la EII no está completo sin un panel GI en ayunas de 12 horas que consta de cobalamina, folato, inmunorreactividad de la lipasa pancreática (ILP) e inmunorreactividad similar a la tripsina (IST). Se debe realizar IST para descartar insuficiencia pancreática exocrina (IPE), un diferencial extremadamente importante para la mala digestión y malabsorción tanto en gatos como en perros que probablemente sea mucho más común de lo reconocido. Un IST normal en un punto en el tiempo no descarta la posibilidad de que se desarrolle IPE en una fecha posterior en cualquiera de las especies.

 

Spec PLI (Idexx) es la medida de pancreatitis específica de la especie, que se puede observar junto con la EII tanto en gatos como en perros. Un resultado normal (negativo) de la prueba SNAP canina o felina (Idexx) descarta la pancreatitis, pero un resultado anormal no la confirma. Se ha demostrado que el Precision PSL (Antech) se correlaciona bien con el Spec PLI, aunque ambas pruebas tienen solo una sensibilidad y especificidad moderadas, lo que significa que un resultado normal no descarta la pancreatitis y aún ocurren falsos positivos.

 

La deficiencia de cobalamina puede deberse a una disminución de la absorción en el íleon, un hallazgo localizado. También se verá en ambas especies secundaria a IPE. Debe complementarse con hipocobalaminemia (< 400 ng/dL). En particular, esto todavía está dentro del rango de referencia "normal". La cobalamina no es un tratamiento específico para la EII, aunque puede ayudar con el apetito.

 

La deficiencia de folato resulta de la absorción fallida a través del duodeno, lo que hace que este sea otro hallazgo de localización. Un folato lo suficientemente bajo como para requerir suplementos es relativamente poco común, pero debe complementarse si es bajo. La combinación de cobalamina disminuida y folato elevado es más compatible con la disbiosis del intestino delgado.

 

 

Medición de cortisol

 

La enfermedad de Addison (tanto típica como atípica) representa una de las principales causas de aumento y disminución intermitente de los signos del tracto GI en los perros. Si el nivel de cortisol inicial no puede excluir la enfermedad de Addison, entonces se indica una prueba de estimulación con adrenocorticotropina antes de los siguientes pasos en el diagnóstico.

 

 

Ultrasonido abdominal

 

El propósito principal de evaluar el tracto GI por ultrasonido es descartar lesiones masivas y otras comorbilidades. El engrosamiento de la pared intestinal y los cambios en las capas, como la hipertrofia muscular y las estrías hiperecogénicas de la mucosa, no son específicos de la EII y se pueden observar con otras causas de enfermedad intestinal infiltrativa. Incluso una ecografía normal no puede descartar una enfermedad del tracto GI clínicamente significativa.

 

 

Pruebas de enfermedades infecciosas

 

Las enfermedades del tracto GI infecciosas infiltrantes pueden simular otros tipos de enfermedades del tracto GI en la ecografía. Según el área geográfica o los resultados de la ecografía, es posible que se indiquen pruebas adicionales de enfermedades infecciosas. Los ejemplos incluyen antígeno de orina de histoplasmosis, serología de Pythium, títulos de toxoplasmosis, ARNm de PIF y reacción en cadena de polimerasa de heces de heterobilharzia. Las mascotas con enfermedades infecciosas del tracto GI tienden a responder favorablemente inicialmente a los esteroides inmunosupresores antes de experimentar un declive clínico abrupto.

 

 

 

 

TRATAMIENTO DE LA PRESUNTA EII

 

Ensayos de dieta terapéutica

 

En casos no urgentes, los ensayos empíricos se realizan mejor de forma secuencial, lo que permite una pausa para monitorear los efectos. Por lo general, recomiendo un período de 2 a 4 semanas para ver una respuesta inicial, aunque los signos pueden tardar mucho más en desaparecer por completo. En algunos casos de EII, un cambio a una dieta altamente digerible puede mejorar los signos clínicos. Este es un primer paso razonable, especialmente en pacientes más jóvenes que reciben alimentos de baja calidad.

 

La primera prueba de alimentación real debe realizarse con una dieta de proteína hidrolizada. Debido a la mayor disponibilidad de dietas boutique, el concepto de proteína "novedosa" se está eliminando gradualmente de la mayoría de las líneas de prescripción.

Los cambios en la dieta se deben hacer gradualmente mezclando los alimentos nuevos y viejos durante varios días. Si no se observa un efecto positivo dentro de las 2 a 4 semanas posteriores a una prueba de dieta estricta, es poco probable que se obtenga un beneficio. Una prueba con una marca diferente de dieta de proteína hidrolizada puede producir resultados diferentes. Incluso una mejoría parcial en los signos es una indicación para continuar con la alimentación hidrolizada.

 

Probióticos/Prebióticos/Simbióticos

Cuando la dieta por sí sola no controla los signos clínicos, se pueden agregar probióticos o simbióticos. Un probiótico es una cepa bacteriana o de levadura viva con beneficios potenciales para la salud. Los prebióticos son aditivos alimentarios (por lo general, varios tipos de fibra) que brindan un apoyo selectivo a los miembros beneficiosos del microbioma huésped. Los simbióticos contienen ambos.

En su mayor parte, los probióticos son seguros y asequibles, y se debe ver una respuesta positiva dentro de 2 a 4 semanas. Para los animales que responden favorablemente, el tratamiento debe continuarse de por vida ya que los beneficios cesarán cuando se detenga la suplementación. Los efectos únicos de varios probióticos y combinaciones no son intercambiables, y la falta de respuesta a un producto no significa que la mascota no responderá a otro diferente.

Es importante destacar que los probióticos no están regulados por la FDA, y una gran cantidad se fabrican sin cumplir con los estándares mínimos de calidad. Los probióticos de alta calidad contienen cepas bacterianas que normalmente se encuentran en el intestino canino y felino, como Lactobacillus acidophilus, L plantarum, L casei, L. brevis, L. bulgaricus, L. reuteri, Bifidobacterium bifidum y B. longum. Lo mejor es comprobar las fechas de caducidad y comprar a empresas que ofrecen ensayos de laboratorio que prueban la potencia de sus productos.

 

 

Antibióticos

 

Históricamente hablando, el término “enteropatía que responde a los antibióticos” se ha utilizado para describir la diarrea crónica que responde a la terapia con antibióticos. Sin embargo, con una mayor comprensión del microbioma, los investigadores han descubierto que la administración de antibióticos produce cambios prolongados en la microbiota con efectos potencialmente nocivos. En última instancia, esto está provocando un cambio cultural en el que los ensayos con antibióticos y el uso prolongado de dosis bajas o Ya no se recomiendan ciclos repetidos de antibióticos.

 

Esteroides/Inmunosupresión

 

Solo después de que el paciente se haya sometido a un estudio completo, no haya respondido a múltiples ensayos empíricos y se hayan rechazado las biopsias, el médico debe buscar inmunosupresión en forma de esteroides. Una mejoría positiva y sostenida con esteroides es consistente con el diagnóstico presuntivo de EII idiopática. Se prefieren los esteroides en un ensayo empírico porque son baratos y están disponibles. Después de la estabilización, la dosis debe reducirse a la dosis eficaz más baja posible para controlar los signos clínicos. Este proceso suele llevar meses. Después de la reducción gradual, algunas mascotas pueden mantenerse solo con una dieta, con o sin probióticos.

 

La EPP responde muy bien a ONCOVET CL y/o PREDNISOLONA CHEMOVET.

 

El ONCOVET CL se usa ampliamente en el tratamiento de enteropatías crónicas en perros y gatos y ha sido ampliamente reportada su excelente tolerancia y eficacia.

 

Laboratorio CHEMOVET cuenta con 3 importantes medicamentos para el tratamiento de diversas EII como ser:

 

PREDNISOLONA CHEMOVET (prednisolona)

ONCOVET CL (clorambucilo)

CHEMOFLOXAVET (ciprofloxacina)

 

 

Bibliografía
 
Suchodolski JS. Intestinal microbiota of dogs and cats: a bigger world than we thought. Vet Clin North Am Small Anim Pract. 2011;41(2):261-272. doi:10.1016/j.cvsm.2010.12.006.
 
Honneffer JB, Minamoto Y, Suchodolski JS. Microbiota alterations in acute and chronic gastrointestinal inflammation of cats and dogs. World J Gastroenterol. 2014;20(44):16489-16497. doi:10.3748/wjg.v20.i44.16489.
 
Suchodolski JS, Dowd SE, Westermarck E, et al. The effect of the macrolide antibiotic tylosin on microbial diversity in the canine small intestine as demonstrated by massive parallel 16S rRNA gene sequencing. BMC Microbiol. 2009;9:210. doi:10.1186/1471-2180-9-210.
 
Suchodolski JSO E, Honneffer J, Guard B, et al. Effects of a hydrolyzed protein diet and metronidazole on the fecal microbiome and metabolome in healthy dogs. J Vet Intern Med. 2016;30(4):1455.
 
Equilino M, Théodoloz V, Gorgas D, et al. Evaluation of serum biochemical marker concentrations and survival time in dogs with protein-losing enteropathy. J Am Vet Med Assoc. 2015;246(1):91-99. doi:10.2460/javma.246.1.9.
 
Cridge H, MacLeod AG, Pachtinger GE, et al. Evaluation of SNAP cPL, Spec cPL, VetScan cPL Rapid Test, and Precision PSL assays for the diagnosis of clinical pancreatitis in dogs. J Vet Intern Med. 2018;32(2):658-664. doi:10.1111/jvim.15039.
 
Rudorf H, van Schaik G, O'Brien RT, Brown PJ, Barr FJ, Hall EJ. Ultrasonographic evaluation of the thickness of the small intestinal wall in dogs with inflammatory bowel disease. J Small Anim Pract. 2005;46(7):322-326. doi:10.1111/j.1748-5827.2005.tb00327.x.
 
Zwingenberger AL, Marks SL, Baker TW, Moore PF. Ultrasonographic evaluation of the muscularis propria in cats with diffuse small intestinal lymphoma or inflammatory bowel disease. J Vet Intern Med. 2010;24(2):289-292. doi:10.1111/j.1939-1676.2009.0457.x.
 
Ohta H, Nagata N, Yokoyama N, et al. Prognostic value of small intestinal dilatation in dogs with protein-losing enteropathy. J Vet Med Sci. 2021;Jan 12. doi:10.1292/jvms.20-0489.
 
Suchodolski J. Probiotics, prebiotics, synbiotics, and intestinal health of dogs and cats. Today's Vet Pract. 2020;10(4):24-27.
 
Jensen AP, Bjørnvad CR. Clinical effect of probiotics in prevention or treatment of gastrointestinal disease in dogs: A systematic review. J Vet Intern Med. 2019;33(5):1849-1864. doi:10.1111/jvim.15554.
 
Comparison of a chlorambucil-prednisolone combination with an azathioprine-prednisolone combination for treatment of chronic enteropathy with concurrent protein-losing enteropathy in dogs: 27 cases (2007–2010). Dandrieux JR, Noble PJ, Scase TJ, et al. JAVMA 242:1705-1714, 2013.

 

 


 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS