martes 26 de octubre de 2021 - Edición Nº971
Vet Market » Profesión » 10 sep 2021

VCFU

Veterinarios de Control de Fauna Urbana opinaron sobre la Ordenanza que prohíbe la eutanasia de animales en La Plata

El Concejo Deliberante de La Plata aprobó esta semana una Ordenanza que declara a ese municipio como "no eutanásico de animales". Al respecto, el grupo VCFU dio a conocer su opinión.


Tras conocerse la noticia de que el Consejo Deliberante de La Plata aprobó el pasado 8 de septiembre la Ordenanza que declara a ese municipio como "no eutanásico de animales", el grupo de Veterinarios de Control de Fauna Urbana (VCFU) dio a conocer su opinión al respecto.

El grupo VCFU está conformado por más de 150 profesionales de todo el país dedicados al estudio y la gestión de las poblaciones animales en las ciudades, que además se desempeñan o se han desempeñado en organismos estatales, ya sean de la Salud Pública, la Educación o el Medio Ambiente. Como tales, el VCFU elaboró un comunicado donde dio a conocer su posición sobre el tema.

 

 

El comunicado comienza por señalar que los profesionales que integran el grupo VCFU están "absolutamente de acuerdo en la necesidad de poner en marcha iniciativas para controlar la población de perros y gatos en las ciudades y que dichas medidas deben fundarse en métodos científicos comprobados, respetando las normas, el bienestar de todos los involucrados (humanos y animales) y, sobre todo, en los principios bioéticos y morales de la sociedad civilizada que pretendemos formar".

Sin embargo, señala que "no podemos menos que preocuparnos cuando observamos que en ciudades tan importantes como la capital de la Provincia de Buenos Aires se emiten normativas basadas en datos imprecisos, verdades a medias, antecedentes incomprobables e intenciones no del todo claras".

 

 

En otro párrafo señala que "el estudio de la dinámica poblacional de cualquier especie en un ecosistema es multifactorial y transdisciplinario. No puede (ni debe) ser reducido a una simple mirada, surja ésta desde lo técnico, lo político o lo social. Pero si en el texto mismo de la normativa existen gruesos errores metodológicos (como el cálculo de poblaciones animales, su ritmo de crecimiento o el porcentaje de intervenciones a realizar, entre otros dislates) las posibilidades de éxito se reducen al mínimo"

En relación a este aspecto el comunicado del grupo VCFU hace referencia a la existencia de gran bibliografía a nivel internacional que da cuenta de la necesidad de implementar políticas que tomen en cuenta factores relacionados con la Fauna Urbana, tales como "la información y educación, la identificación, la punición, la gestión de los recursos del ecosistema, la medición regular de las fluctuaciones demográficas, etc.". En ese mismo sentido señala que en cambio, "no hay una sola publicación seria del ámbito académico o científico que refiera haber solucionado el problema sólo con la esterilización quirúrgica".

El grupo VCFU lamenta en su comunicado que "los llamados `éxitos´ de distintos municipios son autoproclamados, informales y basados en el conteo de castraciones, que por más veracidad que tenga, no deja de ser un simple cómputo de las prestaciones realizadas, sin dar cuenta de su impacto poblacional real por métodos estadísticos comprobados y reproducibles".

 

 

El comunicado también se refiere a otro aspecto de la Ordenanza, diciendo que "redunda leyes nacionales (como la 14346/54 contra el Maltrato y la Crueldad hacia los Animales) y provinciales (como la 13879/08 y su DR 400/11), ambas en plena vigencia y aplicación. También, hace consideraciones en los campos evolutivos, epidemiológicos, fisiológicos, nosológicos, etológicos, etc. que son, en el mejor de los casos, discutibles y en varios aspectos inexactos. Tal fárrago de conceptos distrae de uno de los puntos de mayor controversia que encontramos disimulados en la Ordenanza: la conversión de la Dirección General de Bienestar Animal, Bromatología y Zoonosis en el Centro Municipal de Salud Animal y Zoonosis (CMSAZ), definido éste con cantidad de atribuciones que exceden en mucho el estatus legal de un organismo de alcance municipal y sin especificar todas las demás funciones que un área veterinaria estatal debe desarrollar y que son muchas más que castrar perros y gatos".

Sobre ese aspecto el comunicado dice "no podemos dejar de observar que la figura de `Director Veterinario´ se propone `bajo la órbita´ (sic) de otro Director del cual no se especifica profesión o competencia, por lo cual debemos sospechar que quedará reservado a designaciones caprichosas, además de contribuir a engrosar los gastos del Estado". Y agrega "Sabemos por la constitución predominantemente federal de nuestro grupo VCFU, que la mayor parte de los servicios veterinarios municipales en la provincia y el país pertenecen a las áreas de Salud, Medio Ambiente o directamente al gabinete del Intendente, lo que pretende asegurar una fluida comunicación entre lo técnico y lo político. Nos resulta inadmisible mediar ese diálogo con personas sin formación académica y mucho menos que las decisiones del área provengan de ellas, a riesgo de poner en peligro, por ignorancia técnica, la salud de los animales y/o de la población. Lamentablemente, hay varios ejemplos en el país en los que este tipo de iniciativa deriva en una pésima calidad de las prestaciones, cirugías hechas en condiciones lamentables o en sitios no aptos y hasta causas penales por usurpación de título y maltrato animal".

 

 

Por último, el comunicado se dirige específicamente a: los Concejales del HCD de La Plata, al Intendente de La Plata y a todos los platenses.

A los Concejales, les dice que "tienen la potestad de revisar lo aprobado, que sospechamos (por su celeridad) fue `a carpeta cerrada´. Esto puede pasar, somos humanos: muchos argumentos parecen convincentes y hasta de base científica, cuando en el fondo esconden falacias. El tema de la Fauna Urbana es complejo, tal como sabemos han expuesto colegas del Colegio de Veterinarios de la Provincia y de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata. Ninguno parece haber sido escuchado, pero están a tiempo de rectificarse y evitar un daño irreparable en la comunidad que representan. Pueden contar también con nuestro asesoramiento, si así lo desean".

Al Intendente, le dice que "si no quiere empeorar una situación de por sí compleja, por favor haga uso de su derecho a vetar esta Ordenanza. Reenvíela al Concejo y solicite allí un debate auténtico con todos los actores involucrados".

A los platenses, les dice "si de verdad les preocupan los animales, exijan que sus representantes traten estos temas con seriedad y rigor científico. Un marco normativo es imprescindible, pero debe ser de calidad y libre de intereses sectoriales. También, pídanles con firmeza que reflejen su voluntad política en el presupuesto. La mejor Ordenanza que exista, si luego no se traduce en acciones efectivas, con recursos suficientes y resultados comprobables, es sólo letra muerta y las consecuencias las terminará pagando toda la ciudad, sus vecinos y los animales".

 

 

 

Principios para Programas de Control Bioético de la Fauna Urbana (Fuente: VCFU)

Principio 1: "...debe ser planificado y ejecutado por un profesional veterinario junto a un equipo de salud transdisciplinario, con criterio científico, objetivos realistas y metas mensurables";

Principio 2: "...debe ajustarse al marco legal del lugar en que se ponga en práctica";

Principio 3: "...debe respetar el bienestar animal y de los individuos que intervengan en el mismo";

Principio 4: "...debe involucrar las buenas prácticas de las Ciencias Veterinarias";

Principio 5: "...debe considerar las características socio-culturales de la población a la cual va dirigida";

Principio 6: "...debe desarrollarse respetando las incumbencias de las profesiones que participen del programa";

Principio 7: "...debe ser auditable, comparable y transferible con otros distritos o localidades";

Principio 8: "...debe utilizar los recursos disponibles en forma eficiente y efectiva";

Principio 9: "...debe llevarse a cabo con técnicas y objetivos bioéticos";

Principio 10: "...impulsar el respeto hacia todos los que se encuentren involucrados en el Programa, ya sean personas o animales, salvaguardando la integridad física, psíquica y emocional de todos sus participantes".

 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS