martes 26 de octubre de 2021 - Edición Nº971
Vet Market » Divulgación » 9 sep 2021

Medioambiente

Científicos del CONICET y de la UBA analizaron la situación de los carpinchos en Nordelta

Con el aval de la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos, los especialistas reflexionaron sobre la convivencia de personas y carpinchos en el complejo urbanístico y plantearon sugerencias.


Los hechos acontecidos entre los vecinos de Nordelta y los carpinchos del lugar fueron y son noticia. Sin embargo, la problemática aún no está resuelta.

Los carpinchos (Hydrochoerus hydrochaeris), son roedores de la familia de los cávidos. Es el roedor viviente de mayor tamaño y peso del mundo. Está presente en todos los países sudamericanos a excepción de Chile. En Argentina se los encuentra hasta el sur de la provincia de Buenos Aires.

Son herbívoros, de hábitos apacibles y gregarios y conforman grupos sociales. Poseen un comportamiento reproductivo del tipo de harén (un macho puede tener varias hembras) y pueden tener entre 3 y 8 crías.

Se caracterizan por tener tres requerimientos indispensables para su supervivencia:

- Disponibilidad de ambientes acuáticos (el agua es fundamental para satisfacer distintos requisitos de vida, como reproducción, termorregulación y protección),

- Presencia de áreas de forrajeo en las cercanías

- Áreas secas para descanso y para abrigo de crías

Estos requerimientos sumados a la variedad de tipos climáticos presentes en nuestro país determinan áreas con diferente aptitud potencial.

 

 

Respecto a la situación actual de los carpinchos en Nordelta, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) publicó en su sitio web una comunicación donde los científicos Marcela Orozco y Martin Kowalewski, investigadores del CONICET, y Roberto F. Bó, investigador de la Universidad de Buenos Aires, con el aval de la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM), analizan la problemática y proponen sugerencias.

Los científicos señalan que el complejo urbano Nordelta, se encuentra incluido en el área de distribución original del carpincho y que esos y otros animales habitaban esas zonas previamente a la construcción del complejo habitacional.

Antes de que se desarrollara el complejo, la topografía original proporcionaba cobertura y diversidad de comunidades vegetales que facilitaban su ocultamiento. Además, en épocas de lluvia e inundaciones el desplazamiento por el medio acuático era posible a través de la red de drenaje. Pero, con el tiempo, el ambiente natural del Complejo Litoral del Paraná Inferior fue modificado por la urbanización, lo cual generó efectos combinados sobre los carpinchos y otros integrantes de la fauna nativa de la región.

 

 

Según los especialistas, una de las principales razones por las que habría aumentado la frecuencia de observación de carpinchos ha sido la baja circulación humana como producto de la pandemia del COVID-19, que se suma a las condiciones ambientales excepcionales relacionadas con la sequía de la región, la bajante del río Paraná y los grandes incendios que ocurren desde hace casi dos años en los humedales del Delta. Por otro lado, el complejo inmobiliario ofrece una serie de ventajas para la instalación de estos animales, como los lagos, canales y espacios verdes comunes. En ese contexto es lógico se produzca el contacto entre las personas y la fauna.

No obstante, los expertos consideran que si bien el complejo Nordelta brinda condiciones de hábitat adecuadas como pasto, agua abundante y condiciones suficientes de tranquilidad, es debido a la magnitud de la transformación involucrada con la construcción del emprendimiento que los carpinchos no cuentan actualmente con hábitats mejores en las inmediaciones.

Para los científicos, no haber realizado en su momento una adecuada evaluación del impacto ambiental, con la inclusión de expertos en el tema, originó consecuencias no deseadas. Dado que esto no sucedió de tal forma, actualmente solo es posible pensar en medidas que armonicen la convivencia entre vecinos y carpinchos.

 

Consejos de los expertos

Los científicos consideran que la translocación de ejemplares en sí, no constituye una medida adecuada si no se tienen en cuenta factores relacionados con la salud y el equilibrio de las poblaciones de esta y otras especies. Por eso recomiendan implementar medidas mitigadoras que contribuyan a mejorar la convivencia, como:

- Instalación de cartelería,

- Cámaras fotográficas

- Lomos de burros con el objetivo de controlar la velocidad máxima de circulación en caminos internos y rutas

- Adecuados cerramientos perimetrales de jardines y otras construcciones privadas para evitar el contacto entre la fauna silvestre y las mascotas

- Ordenar el espacio a fin de ofrecer a los carpinchos lugares de pastoreo alrededor de los cuerpos de agua.

Todas estas recomendaciones deberían llevarse a cabo con el adecuado seguimiento y control.

 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS