viernes 03 de febrero de 2023 - Edición Nº1436
Vet Market » Profesión » 1 sep 2021

Violencia

Los escraches a los veterinarios se incrementaron durante la pandemia

Según una encuesta reciente de Vet Market, el 47% de los veterinarios de Argentina ha sido víctima alguna vez de escraches, básicamente a través de las redes sociales. La mayoría de los casos se produjeron durante la pandemia. Otra encuesta realizada en Reino Unido por la Asociación Británica de Veterinarios (BVA), el porcentaje durante el 2020 fue de 57%.


Los escraches públicos no son un problema exclusivo de los veterinarios. Otras profesiones también la padecen. En todos los casos las difamaciones e intimidaciones se han hecho más notorias a través de las redes sociales durante la pandemia.

En Argentina no hay muchas estadísticas sobre las intimidaciones y escraches de las cuales son víctimas los veterinarios. Para obtener un dato cuantitativo Vet Market realizó una encuesta a través de su red social de Instagram y obtuvo como resultado que el 47% de los veterinarios fueron víctimas alguna vez de escraches.

 

 

Otra encuesta realizada entre los veterinarios del Reino Unido dio resultados aún más preocupantes. Según la Asociación Británica de Veterinarios (BVA), el 57% de los profesionales se sintieron intimidados por el lenguaje o el comportamiento de los clientes durante el 2020, un aumento de diez puntos porcentuales con respecto a la misma encuesta realizada en 2019.

El problema fue particularmente pronunciado en la práctica de animales pequeños, donde el 66% de los veterinarios dijo que había sido víctima de un comportamiento abusivo, agresivo o amenazante por parte de los clientes dueños de mascotas.

Las estadísticas de la encuesta "Voz de la Profesión Veterinaria" de la BVA también destacan que el comportamiento intimidante a menudo se dirigía a otros miembros del equipo veterinario, y que el personal auxiliar y de recepción a menudo eran los más afectados por las quejas, las demandas irrazonables y el comportamiento agresivo. En este caso el porcentaje en 2020 fue de 82%, contra 75% en 2019.

Algunos de los veterinarios encuestados señalaron que durante la pandemia tuvieron que llamar a la policía ante amenazas de violencia física por parte de los clientes.

El descontento de los clientes estaría dado en gran medida por las restricciones impuestas por la pandemia (limitación de ingreso de gente al establecimiento, reducción de turnos, etc.). Además de las propias contingencias de la actividad profesional y la salud de los animales.

En Uruguay, las repetidas expresiones de violencia en redes sociales contra los médicos veterinarios, llevó a que la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay (SMVU) y la Sociedad Uruguaya de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales (SUVEPA), elaboraran un comunicado destinado a la sociedad uruguaya.

En el comunicado, ambas Instituciones señalan que las expresiones -sin fundamentos objetivos- son una ofensa pública contra los profesionales, basadas únicamente en la opinión y parecer de personas que sin dejar espacio para la réplica de los involucrados lo difunden y comparten en las redes sociales.

El impacto de este fenómeno no solo afecta la imagen de los médicos veterinarios y de las empresas de servicios veterinarios, sino también la salud física y psíquica de los profesionales y de sus familias. Además del correcto desarrollo del ejercicio de la profesión.

Las personas que realizan este tipo de escraches no utilizan los medios judiciales, porque encuentran en las redes el medio ideal para difamar, injuriar y calumniar, que es el único objetivo. 

 

 

En Argentina, las denuncias y difamaciones sufridas por veterinarios de todo el país a través de las redes sociales es una preocupación creciente dentro de la profesión.

No se trata de un problema nuevo pero, por diversos motivos, ha tomado mayor dimensión durante la pandemia.

Ante esta situación los propios veterinarios, con el apoyo de Colegios y Consejos Profesionales, han impulsado la campaña "Los veterinarios le decimos no a la violencia", con el objetivo de destacar y frenar la problemática.

Cabe aclarar que los escraches son delitos de calumnias e injurias que atentan contra el honor, el prestigio, la dignidad y la reputación de las personas físicas, y que están tipificados en el Código Penal.

Ante estos delitos los damnificados pueden actuar a través de la justicia civil y penal. Independientemente de ello, pueden acudir a los Colegios o Consejos Profesionales Veterinarios en busca de apoyo y asesoramiento.
 


IR A LA EDICIÓN N° 136 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS