jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1372
Vet Market » Marketing y negocios » 1 jul 2021

Psicología del Trabajo

El 71% de los veterinarios sintió aburrimiento laboral en algún momento

Según una encuesta realizada por Vet Market la mayoría de los veterinarios sufren de boreout. ¿De qué se trata este síndrome? ¿En qué se diferencia con el síndrome de burnout? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo revertirlo?


Por:
Gustavo Iglesias, director de Vet Market

Lo ideal es que el trabajo dignifique a la persona y resulte motivador. Si esto último no ocurre y la persona manifiesta desinterés y desgano por su trabajo se habla de boreout o síndrome de boreout.

El boreout (del inglés bored, "aburrido") significa básicamente estar aburrido en el trabajo. No debe confundirse con el burnout, que hace referencia al estrés crónico, aunque ambos síndromes afectan el bienestar psicológico.

Para conocer cómo afecta el boreout a los veterinarios, Vet Market realizó durante el pasado mes de junio una encuesta entre los lectores (básicamente veterinarios). Se les pregunto si en algún momento de su actividad laboral habían sentido aburrimiento. Estos fueron los resultados:

 

 

Se entiende por aburrimiento al hastío, el desaliento o la desazón que experimenta una persona cuando no encuentra algo que le proporcione entretenimiento.

Suele considerarse al aburrimiento, no como un problema, sino como algo normal. Es que, en general, los problemas psíquicos constituyen un tabú en el mundo laboral

Ya en 1926 un artículo publicado en la British Medical Journal, afirmaba que el aburrimiento se vinculaba con la fatiga mental y que era una consecuencia de la repetición y el desinterés de aquellas actividades que eran monótonas.

Estudios sobre el tema demuestran que el aburrimiento sostenido es malo para el ser humano. Cuando una persona está aburrida, la planificación dirigida a objetivos, la evaluación de riesgos, el enfoque y el control sobre las emociones, sufren.

El aburrimiento en el ámbito del trabajo puede ser tan estresante y dañino como el exceso de trabajo, o quizás más.

Algunos psicólogos consideran que una de las razones que mueven a los jóvenes a entrar en el mundo de la droga y el alcoholismo es precisamente el aburrimiento. Con los niños también pasa que el aburrimiento los induce a cometer travesuras.

Un estudio realizado en el año 2017 analizó el comportamiento de casi 4000 ciudadanos estadounidenses acerca del aburrimiento cotidiano.

Mediante una aplicación de teléfono móvil, los investigadores recopilaron datos de la actividad y el estado de ánimo de los participantes durante diez días. Cada 30 minutos a lo largo del día, estos indicaban dónde se hallaban, qué hacían y con quién se encontraban. De una lista de emociones debían escoger la que describiera mejor su estado anímico en ese momento, ya fuera ira, excitación, frustración, alegría, alivio o aburrimiento. Se recopilaron más de un millón de autoinformes.

Dos tercios de los voluntarios estuvieron aburridos al menos una vez a lo largo de los diez días, especiamente cuando estudiaban o trabajaban.

Los investigadores descubrieron que es más probable que el aburrimiento coexista con las emociones negativas, en lugar de las positivas, y que es particularmente predictivo de la soledad, la ira, la tristeza y la preocupación. 

Otra línea de estudios considera que hay personas que muestran una especial tendencia al aburrimiento.

Básicamente, se apunta a dos factores:

- Déficit en la producción de dopamina

La dopamina es frecuentemente considerada como la causante de sensaciones placenteras y la sensación de relajación.

Es uno de los muchos neurotransmisores que usan las neuronas para comunicarse entre ellas. Es comúnmente conocida por ser la 'hormona de la felicidad',

A consecuencia de un déficit en la producción de la dopamina el individuo se aburre en el trabajo, en el estudio y hasta en su vida social.

Cuando escasea la dopamina, la persona no le encuentra placer a las cosas y por ende, no puede disfrutar de ellas y disminuye la motivación.

- Desarreglos hormonales

Todo cambio en los niveles de hormonas que producen las glándulas internas (especialmente ACTH, ocitocina y MSH) pueden condenar al sujeto a un estado de aburrimiento persistente, tanto en el hombre como en la mujer. Salvo que existan razones de poderosa intensidad y gravedad que sacudan e impacten de tal manera que suplan transitoriamente las deficiencias químicas y hormonales existentes.

Es importante señalar que, cuando el aburrimiento es crónico o prolongado, la persona puede estar padeciendo una depresión, de la cual quizá no tenga registro.

 

Síntomas de aburrimiento o boreout

- Baja autoestima

- Sentimientos de vergüenza y culpabilidad.

- Buscar "matar el tiempo"

- Sentirse desconectado en el trabajo

- Crisis de identidad social

- Sentimiento de inutilidad social

- Depresión

- Frustración

- Ausencia de expectativas


¿Qué hacer para revertir el síndrome de boreout?

En primer lugar es importante romper el silencio y hablar sobre el tema con alguien de confianza o con un profesional. Algunas recomendaciones:

- Romper la rutina

- Plantearse nuevos desafíos

- Involucrarse

- Realizar actividades fuera del contexto laboral que satisfagan las ambiciones internas

- Aprender algo nuevo

Es importante rodearse de personas y equipos de trabajo con emociones positivas y buen humor. Ello ayuda a mejorar el rendimiento laboral.

Un estudio profesional podría determinar la existencia de posibles casusas médicas y en consecuencia de ello establecer los tratamientos correspondientes.

 

 

GALERÍA DE IMAGENES

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS