lunes 19 de abril de 2021 - Edición Nº781
Vet Market » Protagonistas » 5 mar 2021

Médico Veterinario

Conociéndonos mejor: Hoy el Dr. Javier Paoloni

Quién es, qué lo inspiró a ser veterinario y qué lo inspira hoy, qué ve y qué falta, su clave para crecer, una persona inspiradora y lo mejor y lo peor de la profesión.


QUIÉN SOY

Javier Paoloni, 49 años, Médico Veterinario, egresado de la Universidad Nacional de Río Cuarto en marzo 1996. Soy casado y tengo 3 hijas, la mayor es colega y trabaja conmigo. Desarrollo mi profesión en la ciudad que nací, Río Cuarto, Córdoba, Argentina. En nuestra Veterinaria hacemos clínica general con orientación hacia enfermedades cardiorrespiratorias en perros y gatos. Además de apasionarme por la cardiología, en los últimos 10 años me ha pasado lo mismo con la Gestión y las Competencias Socioemocionales en el desarrollo profesional. Fuera de la Veterinaria, fabrico serotonina viajando en moto y jugando al fútbol.

 

QUÉ ME INSPIRÓ A SER VETERINARIO

Desde que tengo memoria es lo que quise ser, no lo puedo explicar, pero siempre supe que sería Médico Veterinario.

 

QUÉ ME INSPIRA HOY

Mi hija, colega, joven y entusiasta, con toda la vida por delante, ella ha hecho que se “renueven los votos” con la profesión que amo. Profesión que respeto, defiendo y he tratado siempre de jerarquizar en los 25 años que llevo junto a ella.

 

QUÉ VEO Y QUÉ FALTA

En la profesión falta entender que hoy por hoy solo con habilidades medicas no alcanza para llevar adelante una Veterinaria, el profesional debe incorporar competencias que tengan que ver con la gestión de su clínica como una empresa y fundamentalmente mejorar la herramienta más importante que tenemos los veterinarios (que es la que peor usamos): la comunicación.

En la sociedad falta entender que la medicina preventiva es la mejor medicina que existe, y para conseguir ese entendimiento, los Médicos Veterinarios debemos eficientizar el uso de nuestra mejor herramienta: la comunicación. Únicamente pondremos pacientes sanos en la camilla para hacerles estudios y así detectar enfermedades en fases iniciales, si eficientizamos, si pulimos, si mejoramos nuestra comunicación.

 

LA CLAVE PARA CRECER

Sinergizar habilidades duras y habilidades blandas… educación continua en temas médicos e ingresar al mundo de las competencias socioemocionales (intra e interpersonales). Un excelente oftalmólogo veterinario se frustrará si no desarrolla habilidades de comunicación, el mejor dermatólogo fracasará si no entrena su empatía y su capacidad de trabajar en equipo, el cirujano master en traumatología no le encontrará gusto a lo que hace si no se automotiva, sino autogestiona sus emociones, si un Clínico jovencito recibe una herencia millonaria e instala una Veterinaria con todo el equipamiento imaginable … probablemente en pocos años sea un “elefante blanco” sin rentabilidad por carecer de habilidades de Gestión de la veterinaria como lo que es , una empresa competitiva y rentable.

 

UNA PERSONA INSPIRADORA

En realidad son varias personas, mis padres, mi esposa e hijas… mi familia es la que hace que hoy quiera ser mejor veterinario que ayer. Y en la profesión los Dres. Oscar Resburgo y Tomás Wheeler… con ambos trabajé por muchos años y con ambos me une una amistad de décadas. El Dr. Wheeler falleció hace 1 año pero para mí pareciera que sigue viniendo a la Veterinaria. Con el Dr. Oscar Resburgo hasta hoy tenemos largas charlas telefónicas que tienen un común denominador siempre: como enaltecer la profesión que amamos, la profesión que nos dio todo, la profesión más hermosa del mundo.

 

LO MEJOR Y LO PEOR DE LA PROFESIÓN

Lo peor, el individualismo, el egocentrismo, el estrés crónico, el burn out.

Lo mejor, poder ser felices desarrollando una medicina de alto nivel, en una empresa sana, competitiva, rentable y con impacto social positivo.

 

 

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS