viernes 27 de noviembre de 2020 - Edición Nº638
Vet Market » Divulgación » 9 nov 2020

OMS

El difícil reto de rastrear el reservorio animal del virus SARS-CoV-2

La forma en que una enfermedad infecciosa atraviesa la barrera animal-humana es un acertijo que puede llevar años resolver. Pero comprender cómo comenzó una epidemia es esencial para evitar nuevas introducciones en la población humana.


La introducción de un nuevo virus a la población humana es uno de los mayores misterios que un epidemiólogo puede desvelar.

Algunas de las enfermedades humanas más comunes y mortales son causadas por bacterias o virus de origen animal.

En las últimas décadas, esta tendencia solo ha aumentado, y se estima que el 70% de los patógenos emergentes y reemergentes provienen de animales

Esto incluye la gripe aviar, la enfermedad por el virus del Ébola, la influenza, la lepra, la fiebre de Lassa, el MERS-CoV, la rabia, el SARS, la viruela, la tuberculosis, la fiebre Zika y otras enfermedades conocidas.

La forma en que una enfermedad infecciosa atraviesa la barrera animal-humana es un acertijo que puede llevar años resolver. 

Pero comprender cómo comenzó una epidemia es esencial para evitar nuevas introducciones en la población humana.

Desde que se detectó el primer grupo de casos de neumonía atípica en Wuhan, China, la OMS ha estado buscando evidencia de cómo el virus que ha trastornado el mundo originalmente dio el salto de los animales a los humanos.

Si bien la prioridad de salud pública era, y sigue siendo, montar una respuesta rápida, integral y eficaz para suprimir la transmisión del virus de persona a persona a fin de salvar vidas, nuestra capacidad para prevenir y responder a futuras pandemias depende de la identificación de las causas naturales. reservorios y huéspedes intermediarios del SARS-CoV-2 y los eventos naturales que impulsaron al nuevo coronavirus a la escena mundial.

La primera conferencia de prensa sobre el nuevo coronavirus de la OMS el 14 de enero destacó la importancia de encontrar el reservorio animal. 

En el  primer Comité de Emergencia por COVID-19, una de las principales preguntas fue cómo comprender mejor la investigación que se estaba realizando en Wuhan sobre la epidemiología en torno a los primeros casos detectados y su fuente de infección.

El Director General de la OMS planteó directamente la cuestión de la identificación de los orígenes del virus y los huéspedes intermedios con el presidente Xi Jinping durante su visita a China en enero. 

La recomendación del Comité de Emergencias de declarar una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional, que fue aceptada por el Director General el 30 de enero, se refería al origen del virus. 

Una reunión mundial de investigación celebrada por la OMS en febrero incluyó esto como área de investigación prioritaria. 

La OMS y sus socios han mantenido conversaciones con científicos chinos que realizan estudios en Wuhan y han revisado periódicamente la evidencia con científicos chinos y otros científicos internacionales.

En mayo, la 73ª Asamblea Mundial de la Salud aprobó la resolución WHA73.1 tarea de la OMS, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) y países, como parte del enfoque de un solo Salud con: 

“Identificar la fuente zoonótica del virus y la ruta de introducción a la población humana, incluido el posible papel de los huéspedes intermediarios, incluso a través de esfuerzos como misiones científicas y colaborativas de campo, que permitirán intervenciones específicas y una agenda de investigación para reducir el riesgo de que ocurran eventos similares, así como brindar orientación sobre cómo prevenir la infección por el coronavirus 2 (SARS-COV2) del síndrome respiratorio agudo severo en animales y humanos y prevenir el establecimiento de nuevos reservorios zoonóticos, así como para reducir aún más riesgos de aparición y transmisión de enfermedades zoonóticas”.

Esta Resolución significa el reconocimiento de los 194 Estados Miembros de la importancia de este trabajo y otorga a la OMS un mandato claro para liderar esta área. 

En julio, expertos de la OMS viajaron a China para definir el papel del equipo de investigación internacional: explorar las fuentes potenciales de infección entre los primeros casos reportados en Wuhan en diciembre de 2019, intentar identificar casos humanos anteriores a través de estudios seroepidemiológicos, y para realizar más estudios animales y ambientales.  

Los hallazgos sentarán las bases para estudios a más largo plazo de huéspedes animales intermediarios, el origen del virus y cómo ingresó a la población humana. Esta investigación inicial puede conducir a un trabajo similar en otros países. 

El equipo de investigación se formó en septiembre para incluir científicos que representan una amplia gama de conocimientos y nacionalidades.

Actualmente, los científicos están revisando estudios preliminares, desarrollando protocolos y materiales de estudio y planificando el trabajo en el país.  

La primera reunión virtual del equipo con sus homólogos chinos se llevó a cabo el 30 de octubre.  

Como hemos visto en brotes anteriores, puede llevar años encontrar el origen de los virus que han hecho que el zoonótico salte de los animales a los humanos

Pasó más de un año desde que se informó del primer caso humano de MERS-CoV para identificar al huésped intermedio como dromedarios. 

Dada la escala y complejidad de la pandemia de COVID-19, necesitamos un conjunto sostenido y completo de investigaciones científicas en China y en otros lugares para encontrar el (los) huésped (s) intermedio (s) y los orígenes del virus.  

Este trabajo riguroso y meticuloso requerirá la confianza y la cooperación de muchos actores locales, nacionales e internacionales para tener éxito. 

 

Fuente: OMS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS