domingo 19 de enero de 2020 - Edición Nº325
Vet Market » Divulgación » 10 ene 2020

Retrovirus felino

Nuevas pautas de pruebas y control de la AAFP

Las nuevas pautas de la Asociación Estadounidense de Practicantes Felinos tienen como objetivo proporcionar a los Veterinarios información actualizada sobre las infecciones por retrovirus felino para que puedan optimizar la atención y el manejo de sus pacientes felinos.


La Asociación Estadounidense de Practicantes Felinos (AAFP, por sus siglas en inglés) publicó en el Journal of Feline Medicine and Surgery las pautas actualizadas de control y control de retrovirus felino para la comunidad veterinaria.

Estas pautas de la AAFP tienen como objetivo proporcionar la información más actualizada sobre las infecciones por retrovirus felino a los veterinarios para que puedan optimizar la atención y el manejo de sus pacientes felinos. 

Las pautas se centran en el virus de la leucemia felina (FeLV) y las infecciones por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), que se encuentran en gatos en todo el mundo. 

 

 

La propagación de estos virus se puede minimizar a través de la educación, las pruebas y las vacunas”. AAFP

 

 

Las directrices actualizadas representan un consenso de la información actual compilada por un panel internacional de investigadores y profesionales, y es una actualización de las Directrices de Pruebas y Manejo de Retrovirus 2008 de la AAFP.

Las Pautas de Pruebas y Manejo de Retrovirus Felino 2020 contienen mucha información nueva sobre la leucemia felina y las infecciones por virus de inmunodeficiencia felina.

Las pautas fueron redactadas por un panel internacional de expertos e incluyeron no solo investigadores de retrovirus, sino también veterinarios que trabajan en consultorios privados y en refugios.

Estas pautas cuentan con el respaldo de la Sociedad Internacional de Medicina Felina.

 

 

 

Más acerca de los retrovirus


Las infecciones con FeLV y FIV están asociadas con una variedad de signos clínicos y pueden afectar la calidad de vida y la longevidad. 

Aunque las vacunas están disponibles para FeLV en muchos países y para FIV en algunos países, la identificación de gatos infectados sigue siendo un factor importante para prevenir nuevas infecciones. 

Se debe conocer el estado de retrovirus de cada gato en riesgo de infección. 

Los gatos deben analizarse lo antes posible después de ser adquiridos, después de la exposición a un gato infectado o un gato con un estado de infección desconocido, antes de la vacunación contra FeLV o FIV, y siempre que ocurra una enfermedad clínica. 

Es posible que no sea posible determinar el estado de infección de un gato basándose en las pruebas en un solo punto en el tiempo. Podría ser necesario repetir las pruebas utilizando diferentes métodos. 

Aunque las infecciones por FeLV y FIV pueden asociarse con enfermedades clínicas, algunos gatos infectados, especialmente aquellos infectados por FIV, pueden vivir durante muchos años con buena calidad de vida. 

Existe una escasez de datos que evalúan los tratamientos para gatos infectados, especialmente antirretrovirales e inmunomoduladores. 

El manejo de los gatos infectados se centra en estrategias efectivas de atención médica preventiva y en la identificación y el tratamiento oportunos de enfermedades, así como en limitar la propagación de la infección.

 

 

 

Prevalencia y propagación de retrovirus en gatos


FIV: el virus de inmunodeficiencia felina se encuentra más comúnmente en gatos machos y gatos que luchan con otros gatos. Se encuentra con menos frecuencia en gatitos y gatos adultos castrados. 

El virus se transmite principalmente a través de la saliva y generalmente se transmite a otros gatos por heridas de mordedura. 

FeLV: la infección por el virus de la leucemia felina se transmite más comúnmente de la madre a los gatitos. 

El virus se puede transmitir entre los gatos que viven juntos o los que luchan. Se propaga principalmente en la saliva durante el aseo y cuando se comparten los tazones de comida y agua. 

El virus se transmite con menos frecuencia a través de la orina, las heces o la secreción nasal. 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS