jueves 04 de marzo de 2021 - Edición Nº735
Vet Market » Divulgación » 8 feb 2021

Coronavirus

Variantes que despiertan alarmas

¿Qué se sabe en Argentina sobre las nuevas variantes de SARS-CoV-2 que han surgido en Brasil, Inglaterra y Sudáfrica?


El gran incremento en la cantidad de infectados a nivel mundial le está aportando al SARS-CoV-2, millones de oportunidades para cambiar. Cada persona infectada es una chance para que el virus se modifique y se vuelva más efectivo. Así es que surgen nuevas variantes como las de Brasil, Inglaterra y Sudáfrica, que al parecer son más infecciosas, y hasta podrían bajar la efectividad de las vacunas.

El coronavirus cuenta con una especie de ganzúa que le permite abrir las puertas de las células humanas para infectarlas. Esa ganzúa es la proteína Spike, y la cerradura que burla es el llamado receptor ACE, de las células. El SARS-CoV-2 ya es bastante bueno en su trabajo de cerrajero ilegal, pero al parecer las nuevas variantes han llegado con herramientas más eficientes que las hacen más contagiosas.

Todos los virus cambian con el tiempo, evolucionan. Cada vez que se replican ocurren mutaciones, o cambios, que o bien pueden llevar a que el virus se desactive, o que cambie la forma en que interactúa con quién ha infectado. El SARS-CoV-2 cuenta con una ayuda a la hora de copiarse. Tiene la capacidad de corregir errores, por esta razón no muta tanto como otros virus similares. Esto no quiere decir que no cambie, sino que lo hace más lentamente.

Algunos de los cambios que ha sufrido a lo largo del año no han llamado la atención, pero las últimas variantes que surgieron en Gran Bretaña, Sudáfrica y Brasil, han generado alertas epidemiológicas a nivel mundial. Esto se debe a que vuelve más contagioso al virus y, en algunos casos, hasta podrían llegar a disminuir la eficiencia de las vacunas, al evadir al sistema inmunológico.

 

Vigilancia genética activa

En los últimos meses cuatro variantes han surgido en diversas partes del mundo, de forma independiente, que han causado cambios importantes a la forma en que el virus se comporta. Principalmente su grado de contagio, razón por la cual allí donde han aparecido, han reemplazado rápidamente a las otras cepas del SARS-CoV-2.

Para evitar la proliferación de esas variantes fuera de las fronteras en las que han surgido, se necesita una vigilancia activa. Aquí en Argentina quienes llevan adelante esa tarea son las y los científicos del Consorcio PAIS, Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2, creado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, y del que forma parte la Universidad de Buenos Aires con decenas de sus investigadoras e investigadores.

“Desde el proyecto PAIS hemos secuenciado un total de 515 genomas”, explicó el biólogo Darío Fernández Do Porto, docente e investigador de la UBA. “Hasta donde yo tengo entendido es el proyecto más ambicioso de secuenciación de SARS-CoV-2 en nuestro país. Hay algunas decenas más secuenciadas por el Instituto Malbrán y por INDEAR de Rosario”.

“Obtener la secuencia completa del genoma de SARS-CoV-2 lleva al menos un par de semanas de trabajo y requiere el recolectar alrededor de un centenar de muestras valiosas desde el punto de vista epidemiológico, a fin de optimizar el enorme gasto en reactivos”, aclaró Do Porto, coordinador del grupo de bioinformática dentro del Consorcio PAIS.

“Ante la amenaza de las nuevas cepas que han aparecido en Inglaterra, Sudáfrica y las dos de Brasil, PAIS ha desarrollado una técnica de más expeditiva y rápida, implementada en diciembre de 2020, basada en la secuenciación de la proteína Spike del virus, que es donde se concentran gran parte de las mutaciones encontradas en estas variantes”, detalló el biólogo.

“Si las variantes encontradas en esta proteína coinciden con las presentes en las variantes de Inglaterra, Sudáfrica y Brasil, entonces resta completar la secuenciación genómica para confirmar una relación directa con esa variante. A la fecha se han analizado de esta manera 322 muestras”.

 

Variantes de cuidado

¿Cuáles son estas variantes que están generando más cuidados epidemiológicos a nivel mundial? La primera en aparecer fue la popularmente llamada “del Reino Unido”, que a nivel científico tiene varios nombres, pero el más utilizado es variante 501Y.V1.

Detectada por primera vez a fines de septiembre de 2020 en Londres, Gran Bretaña. Rápidamente se convirtió en la más común en ese país, y despertó alertas a nivel mundial, al grado de que casi todas las naciones cerraron nuevamente sus fronteras. Hasta la fecha circula de forma libre en unos 26 países, con reportes de casos controlados en un total de 63, incluida la Argentina.

El único caso que ocurrió aquí fue de un residente de Inglaterra, que llegó al país asintomático desde Frankfurt, a finales de diciembre de 2020. Detectado en Ezeiza con antígenos, se lo aisló tanto a él, como a sus compañeros de vuelo. Pero sólo él dio positivo tras un hisopado, y al analizar el genoma de su muestra se descubrió que era la variante de Reino Unido.

La otra variante de cuidado fue la detectada en Sudáfrica en octubre de 2020, conocida científicamente como variante 501Y.V2. Se ha detectado en 26 países, si bien sólo en 7 con transmisión local. Hasta la fecha no se ha detectado en ningún país de América del Sur.

Luego están las dos variantes que han surgido en Brasil. La llamada variante 501Y.V3 o de Manaos, apareció en diciembre de 2020. Ha sido reportada en 8 países, pero sólo circula de forma local en Brasil, y en el resto de América del Sur, no se ha detectado.

La segunda variante brasileña, es llamada de Río de Janeiro o variante P.2. Esta sí ya tiene circulación comunitaria en Argentina, junto con otros 9 países. Hasta la fecha, según los reportes del Consorcio PAIS, de las muestras que se toman a diario, se ha visto que esta variante se mantiene en un nivel bajo.

 

¿Cómo afectan a las vacunas?

Existe preocupación en el mundo científico por la disminución de la eficacia de las vacunas contra estas nuevas variantes. “Particularmente aquellas como la de Río de Janeiro y la sudafricana que contienen la mutación E484K en la proteína Spike”, aclaró Do Porto. “Existen estudios preliminares que demostrarían una actividad disminuida de la vacuna frente a las variantes que tienen esta mutación”.

“Científicos del organismo de salud pública PublicHealthEngland (PHE), en un análisis de 214.159 muestras de la variante británica encontraron 11 casos de la mutación E484K. Hecho que encendió una nueva alarma ya que por primera vez se reporta esta mutación en la variante británica”, explicó el biólogo de la UBA. “De confirmarse que estas mutaciones alterarán la efectividad de las vacunas, aquellas que utilizan la tecnología ARNm (Pfizer o Moderna) o vectores virales no replicativos (Sputnik V y Oxford) serían las que con mayor facilidad podrían adecuarse a la nueva variante”.

“Si bien todas las variantes han generado alertas, la que tiene circulación comunitaria en Argentina es la cepa de Río de Janeiro, que presenta la mutación E484K en la proteína Spike que les permite entrar más fácil en las células. Esto haría que aumente también su contagiosidad. Sin embargo la mayor preocupación sobre esta mutación radica en una posible disminución en la efectividad de la vacuna”, concluyó Do Porto.

 

Fuente: uba.ar

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS