martes 27 de octubre de 2020 - Edición Nº607
Vet Market » Profesión » 13 oct 2020

La Salud Mental en tiempos de Pandemia

El bienestar pasó a ocupar un lugar central en el campo de la salud

Un efecto colateral de la pandemia es la afección de la salud mental, lo que plantea a los veterinarios el desafío de preservar su propio bienestar y el de lidiar con las consecuencias de la salud mental de su entorno.


Uno de los grandes problemas que ha traído la actual pandemia, más allá de los infectados y los muertos, es la afectación de la salud mental en las personas enfermas y sanas.

La cuarentena ha generado en las personas un estrés mental importante que puede exacerbar los conflictos sociales, además de afectar las propias defensas naturales. Es una época donde todo parece indicar que no hay mucho espacio para pasarla bien.

Se sabe que el estado de bienestar afecta positivamente al cerebro, conformándose como un componente integral y esencial de la salud. Por lo tanto, la falta de bienestar provoca todo lo contrario.

En estos tiempos tan desafiantes y sin precedentes, el bienestar pasó a ocupar un lugar central en el campo de la salud

 

 

Investigadoras del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, exploraron las consecuencias que trae aparejada la pandemia por la COVID-19 en la salud psíquica de las personas.

En el estudio que fue publicado en los últimos días en la prestigiosa revista científica New England Journal of Medicine, las autoras señalan que los efectos pueden traducirse en una variedad de reacciones emocionales como angustia, estrés, depresión, irritabilidad, insomnio, miedo, confusión, ira, frustración, etc., como así también comportamientos pocos saludables como el consumo de sustancias. También señalan que no todas las personas son igualmente vulnerables a los efectos psicosociales de la pandemia.

Algunas personas se sobreponen solas rápidamente y otras requieren más tiempo y ayuda de profesionales de la salud mental.

Todo esto, llevado al rol y al ámbito veterinario, tiene implicancias directas.

El veterinario, como agente de salud e integrante de una organización como lo es un hospital o una clínica veterinaria, tiene el desafío de preservar su propio bienestar, pero también el de lidiar con las consecuencias de la salud mental de las personas con las que interactúa diariamente (colegas, personal, clientes, proveedores, familia, etc.).

Como si todo lo estrictamente médico no fuera suficiente, los veterinarios están condicionados, hoy más que nunca, a ejercer su profesión con resiliencia y empatía.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS